Qué ha cambiado Solskjaer en Old Trafford

Qué ha cambiado Solskjaer en Old Trafford

En sólo un mes en el cargo Ole Gunnar Solskjaer ha conseguido que Old Trafford vuelva a creer en el cuarto puesto, ha devuelto el acierto goleador a un equipo que apenas generaba ocasiones y ha conseguido que nombres propios como Paul Pogba y Marcus Rashford, entre otros, acepten la batuta de líderes que tanto se les demandaba jornadas atrás. Muchos son los cambios en apenas un mes y, aunque ahora todo parezca felicidad -pleno de victorias con el noruego-, repasamos qué no funcionaba, qué variaciones se han producido y qué le falta a este nuevo Manchester United.

El cambio en el estilo y las estadísticas

Un mes, siete partidos y siete victorias. El récord de Ole Gunnar Solskjaer continúa sin un tropiezo, en parte porque el calendario ha ayudado con unas semanas más afables, en parte gracias a planteamientos distintos a lo que venía haciendo su predecesor Jose Mourinho. Un cambio que de una forma u otra ha conseguido que Marcus Rashford dé un paso al frente y que Paul Pogba sea el alma de los red devils. La verdad es que antes de comparar las estadísticas de la era Mourinho esta temporada con las cifras de Solskjaeer es necesario hablar del nivel de los rivales: el coeficiente ELO mide la dificultad de los equipos, en la Premier League esa métrica marca que el nivel medio es 1709 puntos. En las seis jornadas con Solskjaer al mando el ELO rating de los rivales ha sido de 1654 mientras que en los últimos ocho partidos de Jose Mourinho al cargo de los red devils ese coeficiente de los rivales fue de 1756. En resumen, la comparación viene marcada por esta circunstancia, aún así merece la pena pararse a comprender qué ha cambiado en Old Trafford.

Más allá de la dificultad de los rivales existen diferencias notables en cuanto al planteamiento. El primer punto es la posesión de balón que ha aumentado un 7% aunque ya pudimos comprobar contra el Tottenham que no es innegociable ya que en aquel partido en Wembley el United tuvo menos del 40%. Los datos que sí nos hablan de un cambio de estilo son la diferencia en cuanto a la verticalidad del Manchester United: esa reducción en más de un 50% es el reflejo de un equipo mucho más pausado con el balón y que quiere atacar con pases al pie y no al espacio. El Manchester United tiene un ataque muy veloz pero desde que llegó Solskjaer la principal vía de peligro pasa por juntar a los hombres de ataque en los metros finales y no por el contragolpe. Además, tras pérdida es un equipo que prefiere empezar la presión en campo rival y que no busca replegar, de hecho en términos de presión sin balón los índices siguen prácticamente igual (PPDA – pases permitidos al rival por cada acción defensiva). Unos cambios que han permitido al colectivo funcionar mejor en cuanto al número de goles esperados creados (1,7 con Mourinho a 2,2 con Solskjaer) y en los goles esperados recibidos (de 1,8 a 1,3). Aunque ya quedó demostrado contra el Tottenham la necesidad de seguir mejorando (les generaron 2,5 goles esperados) el Man United está funcionando mejor desde que quiere más posesión y jugadores más cerca del área rival con y sin balón.

Mismos nombres propios, distinto rendimiento

Mucho se ha hablado de relaciones internas y rumores, lo que sí sabemos con certeza es que hay jugadores con un rendimiento notable con Ole Gunnar Solskjaer que no despuntaban así con Jose Mourinho y vamos a intentar buscar el por qué de cada uno de los líderes de cada línea: Victor Lindelöf, Paul Pogba y Marcus Rashford.

La temporada 2018/19 está siendo la confirmación de Victor Lindelöf como central titular del Manchester United. Si bien el sueco ya contaba con el respaldo de Jose Mourinho por encima del resto decentrales de la plantilla, ahora con Solskjaer el cambio de estilo está permitiendo que veamos una de las mejores cualidades de Lindelöf: la salida de balón. Ahora que el equipo quiere atacar con más calma y sacar el balón siendo menos vertical estamos viendo la mejor versión del futbolista nórdico desde que llegó a Old Trafford hace año y medio.

La temporada del flamante campeón del mundo, Paul Pogba, no estaba siendo fácil y desde el cambio de entrenador su rendimiento ha mejorado en la producción ofensiva y defensiva. El cambio es notable y sencillo de explicar si atendemos a la zona donde más influencia ha tenido con cada entrenador. Con Mourinho estaba más atrás, más enfocado en lanzar los ataques con pases largos, menos cerca de la zona de finalización y más alejado de los delanteros a los que asistir. Ahora, más cerca del área gracias a que Solskjaer apuesta más por Ander Herrera de escudero a la espalda de Pogba, el francés está marcando más, dando más pases de gol, generando más ocasiones y más pases entre líneas. Además de una contribución defensiva mayor, ese poderío físico notable es más efectivo presionando en campo rival y siendo más agresivo para descolocarse (ha mejorado todos sus números defensivos, especialmente en el acierto de los tackles con un 20% más). En resumen, un gran momento de forma que se nota si repasamos su rendimiento con goles/goles esperados y asistencias/asistencias esperadas.

Ese buen momento de los nombres propios que hemos señalado se hace también muy evidente al analizar a Marcus Rashford quien es el máximo goleador desde la llegada del técnico noruego al club con cinco goles en seis jornadas de Premier League, más de los que llevaba hasta el momento. En este caso el cambio de rendimiento viene marcado por las distintas funciones que le pide el nuevo entrenador del Manchester United: con Jose Mourinho el joven inglés era un futbolista más pegado a banda con una misión más de asistir que de finalizar. En la era de Ole Gunnar Solskjaer su labor ha cambiado: Marcus Rashford tiene que ser el jugador que más remate, el atacante más relacionado con el gol y el área rival, sus movimientos ahora son diagonales que buscan zonas de remate cuando antes eran movimiento hacia fuera para encontrar el balón y dar el último pase. Marcus Rashford se está definiendo con un delantero.